El error que comete la mayoría de las personas cuando quieren verse bien y sentirse bien con su cuerpo, y por qué la dieta de moda puede ser tu mayor obstáculo.

Es más… Es un error tan común y tan poco intuitivo, que si en algún momento has seguido una dieta (sí, incluso la de tu endocrino), es probable que tú también hayas caído en él.

¿Recuerdas esas veces en las que te has puesto a hacer dieta y esas tantas veces que la has abandonado por aburrimiento?

Comienzas por no verte bien con tu ropa, o por compararte con tus amigos, el cambio del verano, y, aunque no seas obeso/a, pero esos kilitos de más te dan bastantes dolores de cabeza.

Es posible que tengas grasa localizada en algunas zonas que sea más difícil de quitar.

O es posible que necesites ganar masa muscular para verte mejor.

Pero también es posible que estés dentro de una rueda de «tú te ves mal» pero el resto te dice que estás fenomenal.

O también es posible que tengas una patología o que tu hija tenga un problema del que no sois capaces de libraros y piensas que ya no te quedan soluciones. Dichosa hambre, comida, kilos, obsesiones, alimentos a quitar, alimentos a tomar… Menudo jaleo.

Tú me entiendes.

La solución no pasa por hacer dietas que hayas encontrado en internet. Ni tampoco por dejar de comer o sólo alimentarte a base de caldos e infusiones.

Ese tipo de dietas son muy peligrosas y lo más probable es que te harán ganar más grasa y no conseguir el objetivo deseado.

En menos de dos semanas las habrás abandonado y no es sólo que no hayas mejorado tu cuerpo, sino que habrás perdido confianza en tí. Eso es lo peor que te puede pasar.

También es posible que ya lo hayas intentado con un endocrino o con un nutricionista, pero la dieta que te ha dado te ha resultado aburrida y te quedabas con hambre la gran mayoría de las veces. Y también está la cuestión de que en ese papel no dice qué puedes o no comer el día que has quedado para comer fuera.

E incluso, es posible que te acaben de diagnosticar alguna alergia, intolerancia, dieta baja en FODMaps, dieta libre de histamina… y no tengas muy claro qué puedes y qué no puedes comer. Y esos menús te resultan largos y pesados de planificar… Eso unido a que a tu hijo no le gusta esto y tu marido no come de aquello.

¿ Has tenido la sensación de estar un poco perdido/a con respecto a tu salud y tu alimentación? ¿ Y con respecto a la alimentación de tu familia?

Llega el principio del curso escolar y no sabes qué preparar a tus hijos para llevar al cole, o qué darles por las noches para cenar teniendo en cuenta el menú del colegio. Y esos dichosos desayunos… Si no le puedo dar cereales, ¿Qué le doy yo a esta niña para que desayune? 😉

Este tipo de situaciones son las que me encuentro en la mayoría de mis clientes de coaching nutricional.  

Cuando llegan a mí, han probado de todo. Y lo normal es que hayan perdido cierta confianza, en ellos mismos y en las dietas.

Te propongo un plan adaptado a ti, a tus necesidades y las de tu familia si así lo solicitas. Échales un vistazo y cuéntame tus dudas.