Blog

Dormir mejor en 4 pasos

Uno de los pilares de la salud es el sueño y el descanso.

Nos creemos que recuperamos el sueño durante el fin de semana pero la realidad es que no es así. Dormir más y mejor no es sinónimo de ser un vago, sino de saber cuidarnos mejor.

Parece que lo que no te ha dado tiempo a hacer durante el día lo puedes hacer de noche, pero tu salud irá acumulando esos excesos como si fuesen dosis extra de alcohol o comida basura; o incluso peor.

Dormir al menos 7- 8 horas y sobre todo horas de sueño de calidad es prioritario para nuestra salud. Mientras dormimos, estamos regenerando las células, los procesos fisiológicos y consolidando la memoria.

¿No te ha pasado que después de muchas horas sin dormir no eres capaz de tomar una decisión por fácil que sea? ¿O que has leido una frase mientras estudiabas y no eras capaz de entenderla?

El cerebro se regenera mientras dormimos.

Y no sólo eso; nuestra piel se renueva durante la noche. Parecerás más joven si mantienes una rutina adecuada de sueño.

Claro, Sandra, es fácil decirlo, tú que no tienes hijos y que el tiempo es para tí… ¿ Cómo lo hacemos las demás para dormir más y mejor?

Sí, de acuerdo, juego con ventaja, pero con unos trucos serás capaz de lograrlo tú también. Y notarás un gran cambio en tu vida, y en tu salud.

¿Por dónde empiezo, Sandra?

Paso número 1:

Toma el sol durante el día y mantén oscuridad en casa cuando se vaya el sol.

En mis sesiones, siempre les hablo a mis clientess de los beneficios del sol para el sistema inmunológico y para tener buena calidad de sueño. El sol impacta en nuestra vitamina D, esencial para tener unos huesos y músculos sanos así como para estar sanos frente al Covid, pero también es esencial para el estado de nuestras hormonas; como el cortisol.

Sin embargo, cuando el sol cae, tener niveles altos de cortisol harán que estemos demasiado activos en momentos en los que deberíamos estar más tranquilos. Por eso, dormir de día no es igual que dormir de noche. El sol nos aporta esa energía que no necesitamos de noche.

Estar expuestos a luz artificial de noche hace que, debido al desorden hormonal, tengamos más papeletas para enfermedades cardiovasculares y cáncer,

Así, yendo al grano, el paso nº1 para dormir mejor es exponerte al menos 10 minutos al sol cada día y evitar la luz artificial al menos 1 hora antes de irte a la cama; especialmente luz azul de pantallas como ordenador, móvil o tablets.

Y tú, me dirás: «Yo me acuesto con el móvil en la cama y caigo rendida».

Claro, pero tu sueño no es tan profundo y no te da los beneficios de los que hemos hablado antes. Entras en un «duermevela» en el que parece que estás dormida pero no están profundamente dormida. Estás en una capa superficial del sueño y, por eso, muchas veces te levantas agotada sin saber por qué o tienes lapsus de memoria o no estás concentrada durante el día o tienes un humor de perros. Sí, en este caso también pueden ser las hormonas, pero las del sueño que no tienes bien reguladas.

Paso nº 2 para dormir más y mejor:

No hagas deporte más allá de las 8 de la tarde.

Más de lo mismo; alterar tu ritmo día- noche y el impacto hormonal que provoca el deporte. hará que estés más activa de lo que deberías.

Paso nº3:

¿ Qué cosas te han quedado pendientes por hacer?

1, 2, ufff Sandra, si tú supieses…

Sí, lo sé, soy búho y alondra, y si el día tuviese 48 horas a mí me seguirían faltando horas… pero lo que sí he aprendido es que lo que se queda dando vueltas en la cabeza, nos perturba el sueño porque el cerebro no quiere que nos olvidemos de nada.

Por ello, lo mejor es escribirlo en un papel, en una agenda, antes de irnos a la cama y así no dejar nada en la mente paseando hasta el día siguiente.

Da igual lo que apuntes: ese trabajo que terminar, la llamada que hacer, la reunión que fijar, la compra a la que ir o los asuntos de la guarde de los peques… pero todo apuntado hace que nuestro cerebro se libere y durmamos mejor.

Por último y no menos importante: Paso 4 para dormir más y mejor.

¿Qué tomas para cenar?

Tan malo es irte a la cama con el estómago lleno a tope como irte con el estómago vacío. En el equilibrio está el punto importante. Pero más allá de cantidad, lo importante es asegurar un aporte adecuado de hidratos lentos como la patata y de grasa saludables como los frutos secos, pescado azul, aceite de oliva… para que el nivel de azúcar sea estable durante la noche y no nos despertemos.

Además, la patata y el arroz son hidratos de carbono que, al estimular la insulina, tienen un efecto opiáceo y, son muy interesantes en las cenas de los más pequeños de la casa.

Recuerda que si quieres perder peso, lo mejor es tomarlos como comida principal del día o el día que hayas entrenado. De esto podemos hablar más en profundidad en mis sesiones de coaching si consideras que te pueden venir bien.

Sin más, espero tus comentarios y tus sugerencias si tienes algún tema que te interese en particular.

Un abrazo,

Sandra.

PD: Si este post te ha llegado reenviado por alguien que te aprecia, no olvides que puedes suscribirte gratis a mi newsletter aquí.

Deja un comentario