Blog

Cómo cuidar tu intestino para protegerte del coronavirus.

Empezaré diciendo que cuidarte no quiere decir que no vayas a coger el virus si es que tienes que cogerlo. Yo no vendo milagros y quien te diga lo contrario, miente.

Lo que te quiero transmitir es que unas buenas defensas siempre harán que si te infectas, lo pases de una manera más liviana.

Y las defensas, están prácticamente en el intestino. En cómo nos cuidamos por dentro y por fuera.

Comenzaré por lo básico.

¿Qué alimentos protegen tu intestino y cuáles lo dañan?

PROTECTORES (Alimentos prebióticos y probióticos)

  • Alimentos fermentados: Kombucha, kéfir, kimchi, tempeh, chucrut.
  • Verduras y frutas
  • Grasas saludables: Aceite de oliva virgen extra (AOVE), coco, frutos secos crudos o tostados, aceite de coco, ghee de mantequilla (a ser posible de vacas que han pastado)
  • Proteínas de calidad ( legumbres si no te sientan mal y bien remojadas, huevos, pescados salvajes, carnes magras preferentemente de animales en libertad, carnes rojas)
  • Semillas, algas
  • Hidratos de carbono saludables; procedentes de hortalizas y tubérculos en su mayoría.

NOCIVOS

  • Gluten
  • Azúcar
  • Ultraprocesados (fritos, bollería industrial, comida en «paquetitos» con más de 5 ingredientes, alimentos con aceites refinados)

Pero, además de la alimentación, ¿Qué puedes hacer para mejorar tu intestino?

  1. Ejercicio físico a diario; Incrementa tu NEAT: sube escaleras, camina al trabajo, haz la compra, date un paseo por el parque… y, además. camina, corre, monta en bici, haz un deporte de equipo, usa la fuerza de tu propio cuerpo, boxea… lo que más te guste y te genere en cierto modo «estrés» al organismo; hazlo sudar y acaba cansado. Y, eso sí, para progresar, hay que ir aumentando el tiempo, la intensidad, el peso…
  2. Tomar el sol sin protección solar 10 minutos al día en cara y manos. En invierno, busca las horas centrales del día. En verano, evítalas.
  3. Mantener un buen círculo de amistades y relaciones sociales; no se trata de no cumplir las medidas de seguridad; creo que me habéis entendido tod@s: personas con las que compartas intereses, que estén dispuestas a ayudarte, con las que te sientas a gusto… Nada de relaciones tóxicas que, efectivamente, nos dañan también por dentro.
  4. Higiene del sueño adecuada: no son 6 u 8 horas, sino sobre todo horas de calidad. Despertarte descansado, con ganas de empezar el día, sin caerte doblado por las esquinas…
  5. Cuida tu estrés con técnicas o rutinas que te ayuden a calmarte; puede ser yoga, meditación o dar simplemente un pase, un baño…

Si eres capaz de mantener estas recomendaciones, tu intestino se mantendrá íntegro y evitarás perder proteínas, hierro, vitaminas… estando así más protegid@ a las inclemencias de los virus y las infecciones.

Y ahora, a comenzar a cuidarte.

Sandra.

PD: ¿ Te parecen demasiadas ideas y no sabes cómo ponerlas en práctica? Échale un vistazo a mis planes de coaching aquí y nos pondremos a trabajar juntas para conseguir lo que te propongas.

Deja un comentario